August 04 2016
Tendencias - Desarrollo web

Todos los diseñadores tienes perspectivas y formas de crear diferentes, pero si hay algo que todos tienen en común es lo siguiente.


Cada elemento de la página significa algo y te lleva a algún lugar, el problema es que muchas veces hay tantos elementos que te llevan a sitios diferentes que el diseño se satura y la usabilidad se vuelve imposible. La idea essiempre tener la cantidad de elementos justa como para que todo lo que el usuario quiere hacer esté frente a él, sea fácil y se vea estéticamente apropiado.

   

Si se logra lo anterior la página se vuelve tan integrada y fácil de usar que el usuario puede navegarla sin ningún tipo de ayuda y en minutos. Cosa que es perfecta porque para eso creamos la página ¿no? para que el usuario tenga acceso a todo lo que necesita sin complicaciones


Piensa en lo móvil primero ¿Por qué? Fácil… hoy en día los dispositivos móviles representan un porcentaje enorme de los accesos a internet. Piensa en ti como usuario ¿Dónde ves la mayor parte de las páginas web? ¿Qué es eso que constantemente tienes en la mano y por lo cual ves noticias, lees artículos y te comunicas con la familia?

   

Los dispositivos móviles se han vuelto indispensables y pensar en ellos como un apoyo ya no es lo correcto.



Si tu segundo pensamiento luego de móvil no es “responsive design” creemos que necesitas un curso para actualizarte en el área. Si tu dispositivo base es móvil DEBES pensar en que tu página web debe adaptarse a cualquier otro lugar… después de todo ¿Trabajas en un computador? ¿Pasas tus pausas activas viendo páginas web en él? TODA página web tiene que ser adaptable.

   

Si un usuario tiene acceso a una página que se ve terrible este en menos de un segundo la cerrará, ya que no podrá conseguir la información que necesita en el tiempo en el que quiere encontrarla. A nadie le gusta perder tiempo buscando algo que debería estas al alcance de un dedo.



Ahora vayamos a lo específico… el cliente es el karma de muchos, el problema es que si lo ves así nunca lo entenderás y esto es indispensable. Si logras entender a tu cliente desde el primer momento evitarás la pérdida de tiempo y dinero, no necesitarás más que un par de cambios sencillos para que ambos estén felices con el resultado final.

   

Lo primero en este campo es ser específico a la hora de preguntar, mientras más detalles puedas obtener mejor será el diseño final. Pide colores, paletas, fuentes, formas geométricas, funcionalidades, menús, submenús, fotografías, todo lo que se te ocurra es útil a la hora de intentar leer la mente de otra persona.

   

Los segundo es entender exactamente para qué quiere la página web ¿Compartir contenido? ¿Quiere vender? ¿Quiere informar? ¿Quiere atender clientes? Esto de algún modo te dirigirá hacia qué tipo de página debes crear, si necesitas más imágenes que texto, muchos hipervínculos, etc.

   

Por último deja a un lado tus prejuicios, eres el experto pero el cliente es el que aprueba o no. Siempre busca conseguir un punto medio entre lo que quiere y lo que tú sabes funciona. Después de todo… la idea es lograr una genial adición a tu portafolio y hacer que vuelva por más.


Cada marca tiene una identidad bien definida y la idea es que tú sepas traducirla. No puedes darle un diseño vanguardista, artístico, y estridente a una empresa de seguros para construcción… aunque quizás sea increíble es probable que no sea lo que quieren expresar.

   

La paleta de colores es indispensable en esta área, úsala de formas originales pero siempre mézclala con formas y estructuras que te ayuden a llevarla al lugar que ellos desean. Si los colores de la marca son pasteles pero quieren llegarle a gente joven entonces intenta que el diseño la complemente de la mejor manera. También tienes una segunda opción amplíala y sugiere colores que complementen a los que ya tiene y expresen lo que el cliente quiere llegándole al público que desea.

   

Lo importante es que durante todo el proceso esta identidad siempre esté allí, en los colores, en las formas, en la estructura, en fin… en el lenguaje visual que selecciones.


Si no es legible no vayas con ella. Generalmente cada marca tiene una propia, pregunta. Si no la tiene busca unafácil de leer, multifacética y que vaya con el logo y los colores ya elegidos.

   

En cuanto a esta hay otro detalle, ten MUCHO cuidado con los tamaños, la cantidad de texto y los colores.Estos pueden matar cualquier diseño. Si pones tipografía azul sobre color verde es probable que no se vea y la página pierda su efectividad. Si llenas la página de texto entonces la gente no leerá. Si la pones muy grande o muy pequeña los ojos de los usuarios se cansarán y de nuevo… *aprieta el botón de close*

   

Recuerda que esta es tan importante para el diseño como cualquier otro elemento.

Compartir en:

ARTÍCULOS RELACIONADOS